Vulnerabilidad Kainova

La cantante con ataque de pánico que nos muestra el corazón del liderazgo disruptivo.

¿Prefieres tu newsletter en formato audio? ¡Lo tienes!

México, 22 de noviembre de 2022. La cantante Miley Cirus interrumpía repentinamente su concierto para compartir con el público algo con lo que nadie contaba:

 

“¿Alguien alguna vez se ha sentido con mucha ansiedad sin razón aparente y muy insegura?”

 

Según explicaba, Cirus atravesaba una situación personal complicada que se manifestaba, en medio del evento, en forma de ataque de ansiedad.

¿Te imaginas estar en su piel en ese momento?

Ponte por un instante en sus zapatos.

Imagina un espacio lleno de miles de personas pendientes de ti, que cuentan contigo y con tu capacidad para sacar adelante un concierto extraordinario.

Y tú que sólo quieres desaparecer y encontrar una brizna de aire con la que llenar tus pulmones.

La opción de salir corriendo a esconderte entre bambalinas se nos antoja realmente tentadora a muchas personas…

¿Qué habrías hecho tú?

Por algún motivo, Miley optó por, haciendo uso de las tablas con las que cuenta, exponer ante todos su vulnerabilidad.

Fue muy valiente.

Como respuesta, un público entregado le transmitiría su apoyo incondicional, a lo que Cirus respondía:

 

“Tenía miedo porque me sentía sola pero ahora os veo y sé que no estoy sola”.

 

Que la jugada le saliera bien y pudiera continuar con el concierto, no fue por casualidad. Ella misma expresó dónde estaba el quid de la cuestión:

En realidad, no estaba sola.

Sin embargo, este hecho no le quita ningún mérito.

Ella podía tener sospechas de que contaba con el público pero ¿exponerte de ese modo y confiar en que no te van a abuchear o exigir más profesionalidad?

Eso ya no está tan claro.

Piénsalo ¿tú te arriesgarías a mostrar tal grado de vulnerabilidad ante unas personas que quizás sí, quizás no, te den su apoyo?

Algo importante a destacar es que ella confirmó que no estaba sola después de exponerse. No antes.

Se arriesgó.

Te traigo esta historia porque, aunque Miley Cirus es una cantante, el cómo se sintió y la reacción que tuvo no se encuentran nada alejados de lo que cualquier líder – ya sea un CEO, directivo o manager – puede experimentar en uno o más momentos a lo largo de su carrera.

Hoy hablamos de liderazgo disruptivo y vulnerabilidad.

 

La mirada 360

 


En Kainova siempre pensamos en las empresas desde el punto de vista de las personas.

No es que tengamos “una mirada de recursos humanos”.

Defendemos a capa y espada que las empresas son las personas.

Todo nace, crece y muere en ellas.

Los resultados que una empresa obtenga, en cualquier sentido – económicos, de bienestar, de posicionamiento en el mercado… – dependen estrictamente del conjunto de las personas que hay tras ellos.

De sus conocimientos, habilidades, experiencias, maneras de ser…

O lo que es lo mismo, de sus talentos y actitudes.

Sin embargo, es muy fácil llegar a olvidarlo cuando nos centramos en procesos, mejoras, optimizaciones o indicadores y nuestra orientación está en maximizar la eficiencia y productividad.

Como si la eficiencia y productividad fueran por un lado, y las capacidades de las personas para generarlas, por otro.

Por eso en Kainova no nos cansamos de recordar una y otra vez que es igual de importante, o quizás mucho más, ser consciente de que lo que queremos lograr se alcanza gracias a las personas, que son ellas las que lo hacen viable y real.

Y de entre esas personas, cabe destacar a aquellas cuyo talento y actitud las convierte en las idóneas para convertirse en los líderes de una organización.

No es que los líderes sean más importantes que el resto. Cabe destacar esta figura porque, cuando queremos conseguir los mejores resultados, el papel de estas personas es el punto de partida crucial:

 

Los líderes son dirección y motor

de los equipos invencibles

que crean empresas imparables.

 

 

Si el líder lidera con una visión clara, con una ambición sana, trazando un camino que ilustre la mejor forma para alcanzarlo, y es capaz de lograr que un equipo le siga, entusiasmándose con esa visión y siendo parte de ella, el propósito que persigan líder y equipo contará con una fuerza extra a su favor:

Pase lo que pase a su alrededor tendrá la energía y capacidades necesarias para saber sortear las adversidades y seguir avanzando.

El líder, además, cuenta también con un lado más humano, oculto en muchas ocasiones, desde el que libra una batalla en soledad para seguir inspirando y siendo un modelo infalible.

Dicho así, un líder parece un Superman o una Superwoman.

Nada más lejos de la realidad.

Al líder debemos mirarlo en 360º y, junto a lo dicho, que es todo cierto, es necesario no olvidar ese otro ángulo que humana y empresarialmente, no podemos negar.

 

Un líder no es infalible.

Un líder no es una máquina sin fin.

Un líder no es una combustión permanente

de energía.

 

Ante todo, un líder es una persona.

 

El líder también duda

 


Aunque las organizaciones siempre han avanzado creyendo – o queriendo creer – que el líder era un ser infalible, esta presunción de Superman y Superwoman ha tocado a su fin.

La experiencia que las organizaciones están teniendo actualmente es que estamos en un momento claramente crudo para los líderes.

El progreso tecnológico y social, las nuevas circunstancias económicas y políticas… todo ello ha contribuido a desmontar la planificación y forma de trabajar con la que contaban hasta ahora los líderes y en la que todo estaba bajo control.

Todo ha cambiado. Para algunos, ha sucedido incluso de forma casi repentina.

Como consecuencia, muchos líderes se sienten hoy perdidos y desorientados.

Lo que supone algo absolutamente lógico.

¿Qué persona no se sentiría perdida y desorientada ante algo desconocido y nuevo?

Me atrevo a aventurar que incluso un “Súper” también se sentiría así.

Y ante esas sensaciones, al líder le entra la duda, la inseguridad, y el miedo a que las personas sobre las que recae su liderazgo, detecten esa vulnerabilidad.

Es necesario cuestionar este punto:

¿Un líder no puede ser vulnerable?

¿Un líder no puede ser humano?

¿Un líder no puede ser líder si muestra su vulnerabilidad?

La respuesta es clara en todos los casos:

 

Un líder sí puede ser vulnerable

Un líder sí puede ser humano

Y Sí puedes mostrar tu vulnerabilidad y ser líder.

 

Lo verás claro en los siguientes puntos, pero te adelanto que, lejos de lo que nos han enseñado, la vulnerabilidad es necesaria para ser un buen líder.

 

La vulnerabilidad

abre puertas

 


En nuestros programas tratamos habitualmente el tema de la vulnerabilidad. Repito y repito hasta la saciedad:

 

Los líderes somos personas,

seres humanos, con nuestros problemas,

nuestras emociones, nuestros miedos,

y nada de ello impugna

la calidad del líder.

 


Ver este lado en uno mismo y aceptarlo es esencial para poder llegar a ser la mejor versión de líder que se puede alcanzar a ser.

Es esencial porque ese lado más humano es el que conecta con las personas en el plano que crea la autoridad moral a la que un líder tiene que aspirar.

Por eso mostrar vulnerabilidad no es sinónimo de debilidad.

Mostrar vulnerabilidad es sinónimo de ser consciente de lo que sucede.

Es asumir la responsabilidad de que existe incertidumbre y desconcierto.

Y asumir la responsabilidad de reconocer que, frente a ello, nuestras limitaciones individuales y colectivas nos exigen salir de nosotros mismos para contar con los demás, para ganar en fortaleza y capacidades en pro del bien común.

Es un rasgo más del motivo por el cual el estilo de liderazgo está evolucionando a marchas forzadas.

¿Para qué tienes un equipo?

¿Por qué tienes que ser el único que aporte soluciones?

¿Por qué no puedes exponer la situación y, entre todos, buscar opciones para encontrar una o varias salidas?

El liderazgo disruptivo tira por tierra todas las inseguridades por las que el líder decidía sólo. Acepta su vulnerabilidad y se abre al equipo para construir la solución óptima.

Tal vez piensas que exponerla te hace vulnerable y van a dejar de creer en ti.

Yo te diría todo lo contrario.

Y no sólo yo. Mira lo que dice Brene Brown, una experta e investigadora en el tema de la vulnerabilidad: 

 

Defino vulnerabilidad como riesgo emocional, exposición, incertidumbre. Alimenta nuestra vida cotidiana. Y he llegado al convencimiento, tras 12 años investigando sobre el tema, que la vulnerabilidad es la medida más precisa de valentía. Ser vulnerables, es dejarnos ver para ser sinceros.

(Brene Brown TED Talk

 

Fíjate, vulnerabilidad y valentía en la misma frase.

Estoy totalmente de acuerdo con ella. Mostrar la vulnerabilidad es un rasgo de las personas valientes capaces de exponerse a una situación en la que no saben cómo va a ser la reacción de las personas ante las que lo hacen. Corren un riesgo emocional altísimo y aun así, son capaces de hacerlo.

¿Qué mayor muestra de liderazgo que enfrentarse a ello y asumir el resultado de una abrumadora incertidumbre?

Enfrentarse al ¿qué dirán de mí?

Mostrar la vulnerabilidad es mostrar una fortaleza mental para asumir esa reacción totalmente desconocida.

El ejemplo de Miley Cirus, parando un concierto y lanzando una pregunta incómoda a su público, es un ejemplo perfecto de esto que te digo ahora.

 

El líder disruptivo

acepta su vulnerabilidad



El liderazgo disruptivo es nuevo y desconocido para muchos.

Para Kainova, en cambio, el liderazgo disruptivo es cristalino.

Será porque llevamos años trabajando con él y observando cómo está ayudando a las organizaciones a acelerar su transformación organizacional, cómo está ayudando a los líderes a trabajar con la inteligencia colectiva, a tener ideas ingeniosas de sus equipos, a cómo los líderes se sienten orgullosos de tener equipos altamente motivados e implicados, o a cómo están afrontando los retos y sienten que están preparados para cualquier situación.

Todo lo que el liderazgo disruptivo consigue parte de una premisa: el líder disruptivo acepta su vulnerabilidad y por tanto, su necesidad e implicación con el equipo.

Por eso consigue esos resultados.

Y es gracias a esa aceptación de la vulnerabilidad también, que el liderazgo disruptivo es la forma de liderazgo que se adapta fluidamente al nuevo entorno en constante cambio.

Brene Brown lo explica de este modo:

 

“La vulnerabilidad es el lugar donde nace la innovación, la creatividad y el cambio.”

 

¡Y tiene todo el sentido!

Como ella misma dice:

 

“Crear es hacer algo que nunca antes existió. No hay nada más vulnerable que eso. La adaptabilidad a los cambios tiene que ver con la vulnerabilidad.”

 

***

 

En estos dos últimos años he conversado con muchos CEO’s y directivos que manifiestan, en privado, la inseguridad que sienten en este nuevo terreno desconocido.

Algunos más aventureros se arriesgan a encontrar soluciones. Buscan asesoramiento y son conscientes de que algo tiene que cambiar, aunque no sepan exactamente el qué.

Otros, han entrado en un círculo vicioso donde no saben hacia dónde dirigirse y acaban dando vueltas. Acaban por convertirse en expertos en saber todo lo que no funciona aunque no saben qué hacer para salir de ahí.

Es un buen momento para mirarse en el espejo y reflexionar acerca de la vulnerabilidad que como líderes nos permitimos aceptar de nosotros mismos.

Aceptarla, abrazarla, aprovecharla.

Porque es a través de esa vulnerabilidad que se abren las puertas que nos conectan con los demás y que se da espacio a la innovación.

Implica mucha valentía:

Innovar es asumir riesgos y ser vulnerable es un acto de valentía.

Pero este es el espacio en que estamos inmersos. Un contexto  que nos pide ser más fuertes y capaces y por tanto, aceptar la vulnerabilidad como la única vía para construir todas las respuestas desde el equipo y la innovación.

El líder disruptivo tiene esto muy claro, ¿y tú?

 

***

 

¿Quieres que tus líderes sean líderes disruptivos que construyen equipos invencibles?

Nuestra experiencia en transformar a los líderes en líderes disruptivos nos dice

que podemos hacer realidad esta evolución también en tu organización.

O contigo, si te lo planteas a título personal.

Si te interesa, haz clic en el enlace:

  ¡Hablemos! 


 

Grandes Ideas de la Empresa Líquida

Cada quince días, nuestro objetivo es compartir contigo nuestro expertise en Empresa Líquida, para ayudarte a abordar la transformación que la nueva era nos plantea. 

Suscríbete y recibe las Grandes Ideas de la Empresa Líquida

La empresa líquida no tiene límitesConsigue las claves de la rentabilidad y el crecimiento

Y descubre que transformar tu empresa significa transformar la mentalidad de tu equipo.

Transmitimos conceptos innovadores desde una vertiente 100% práctica.

¿Pensaste alguna vez que tu empresa viviría una metamorfosis? Pues llegó el momento.

Carme Castro, CEO de Kainova

Le informamos que los datos personales obtenidos mediante este formulario, así como su dirección de correo electrónico, han sido incorporados en un fichero del cual es responsable Kainova, S.L., con la finalidad de atender sus consultas y enviarle información relacionada con la entidad que pudiera ser de su interés. Kainova, S.L. se compromete a usar los datos recogidos mediante este formulario, únicamente para la finalidad anteriormente mencionada. El interesado declara tener conocimiento del destino y uso de los datos personales recogidos mediante la lectura de la presente cláusula. El envío de este e-mail implica la aceptación de las cláusulas expuestas. Si desea ejercer los derechos de acceso, rectificación, cancelación u oposición en los términos establecidos en la Ley Orgánica 15/1999, puede hacerlo a la siguiente dirección Kainova, S.L.; C/ Gran Vía de les Corts Catalanes, 623, 3º1º, 08010, Barcelona, España.

Los 5 enemigos que aniquilarán tu empresa

Le informamos que los datos personales obtenidos mediante este formulario, así como su dirección de correo electrónico, han sido incorporados en un fichero del cual es responsable Kainova, S.L., con la finalidad de atender sus consultas y enviarle información relacionada con la entidad que pudiera ser de su interés. Kainova, S.L. se compromete a usar los datos recogidos mediante este formulario, únicamente para la finalidad anteriormente mencionada. El interesado declara tener conocimiento del destino y uso de los datos personales recogidos mediante la lectura de la presente cláusula. El envío de este e-mail implica la aceptación de las cláusulas expuestas. Si desea ejercer los derechos de acceso, rectificación, cancelación u oposición en los términos establecidos en la Ley Orgánica 15/1999, puede hacerlo a la siguiente dirección Kainova, S.L.; C/ Gran Vía de les Corts Catalanes, 623, 3º1<<≤≤<≤<<º<><<< 08010, Barcelona, España.

Regístrate